La Letra que necesita el Himno Nacional

La Letra que necesita el Himno Nacional

España es uno de los tres países en el mundo que no tiene un himno que se pueda cantar. En momentos de crisis, donde la unión entre españoles se hace más necesaria que nunca, es fundamental tener una letra que nos vincule y nos ayude a expresar los valores que nos unen como nación.
El presente artículo propone una letra para la Marcha Real y la entrega de forma totalmente desinteresada y libre de derechos de autor al pueblo español, para que la adopte sin temor a cualquier otro interés que no sea el legítimo amor a España y su historia.

Descarga aquí la letra

España es sin duda una de las naciones más antiguas de Europa y una de las que mayor influencia en la Historia occidental ha tenido. Además de ser una potencia militar y económica, ha sido cuna de importantes figuras del mundo del arte, la filosofía, la literatura, la ciencia y el deporte.

Pero España en un país excepcional también en sus símbolos. Es uno de los poquísimos países que no tiene un himno nacional con letra. Sólo hay tres países en todo el mundo, Bosnia Herzegovina, San Marino y España.

Las razonas por las que se da esta anomalía son varias. España es una democracia moderna que en los últimos cien años ha pasado por importantes conflictos que han dejado profundas secuelas en la mente colectiva de la sociedad. A la Guerra Civil Española le siguió un régimen dictatorial autárquico que terminó con una transición a la democracia. Pero aún hoy, una parte de la sociedad, asocia los símbolos patrióticos con aquel régimen dictatorial.

Teniendo en cuenta este contexto y la larga historia de una nación con un gran acervo histórico, es muy difícil escribir una letra que sea completamente aséptica en cuanto a posibles rémoras de un pasado complicado, pero  siendo al mismo tiempo evocadora de sentimientos patrios y de ensalzamiento nacional.

En el presente artículo hago una propuesta para dar voz y unir a una mayoría de ciudadanos que se sienten españoles y aman a su país. Y que surge, como ya ocurriese con muchos otros himnos en el pasado, de la necesidad de afrontar momentos complicados de profunda crisis nacional e institucional como la que actualmente afronta España y que ha llevado a muchos ciudadanos a salir y manifestarse por toda la geografía nacional.

La presente propuesta evoca valores que hereda de las democracias modernas, como la libertad, la igualdad, la fraternidad, la patria, el honor, la lucha de un pueblo, pero sin recargarla excesivamente y lejos de llegar a la agresividad guerrera de otros himnos históricos como la Marsellesa, que también surgió de una profunda crisis nacional que desembocó en una revolución con impacto universal.

La letra propuesta pretende por tanto unificar, evocar el legado histórico español y conseguir catalizar todo este mensaje en el escaso minuto que dura la versión corta oficial de la Marcha Real o Marcha Granadera. Además de ser asequible para que pueda aprenderse fácilmente por escolares o gente de todas las edades y condición social.

Esta letra, mi regalo a España, se ha registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual de Madrid con el propósito de, por un lado, reconocer la legítima autoría, pero también el asegurar su protección ya que mi voluntad es la de ofrecerla al pueblo español sin estar sujeta a restricciones de licencia con el fin de asegurar que sea use libremente y sin mayor restricción que la del respeto al símbolo que aspira a ser.

Comments

Como Gaviotas

Como Gaviotas

Como Gaviotas

Por Ricardo del Pino

Como Gaviotas es una canción de desamor que podría ser universal, pero que se inspira en un momento concreto concreto de nuestra historia en el que muchas parejas se han visto confinadas y, en algunos casos, condenadas a vivir juntas. Acostrumbradas a vivir la relación de una manera menos intensa, la nueva situación las enfrenta con una realidad que nunca antes habían sentido, o querido sentir.

Como Gaviotas

Calles vacías

Recuerdan momentos

Que todo bastaba

Que todo era eterno

Volar sin rumbo

Pasando el tiempo

Cómo gaviotas

Buscando viento

Despiértame, cuando esto acabe

Abrázame, si no es ya tarde

Quiero volar lejos contigo

Sin importar qué nos dijimos

Siempre vivimos

De viejos recuerdos

Siempre volando

A ras de suelo

Nunca borramos

Las huellas del tiempo

Como gaviotas

Buscando viento

Despiértame, cuando esto acabe

Abrázame, si no es ya tarde

Quiero volar lejos contigo

Sin importar qué nos dijimos

Sientes que vives

Vives sintiendo

Soñando dias

Que nunca fueron

Abres la puerta

Sale un lamento

Cómo paloma

Vuelas de nuevo 

 

 

Gaviota de Jiyang Chen

La letra toma como punta de partida un conocido poema de Rafael Alberti,

LA GAVIOTA

Es el sentir del poeta
que quiere ser marinero,
para contarle al mar
de que color son los sueños.

Ser gaviota en el mar
y en la tierra marinero.
Volar como la paloma
y equivocarse de nuevo;
volver, a emborracharse de amor,
navegando en los recuerdos.

¡Soñar…! aunque te equivoques.

Querer como estás queriendo,
y entregar a borbotones,
el amor que llevas dentro.

¡Llorar, por estar riendo…!

¡Vivir! aunque estés muriendo
por estar queriendo tanto.
Poder hablar con el mar
y contarle tus secretos;
amores… ¡y fantasías!

Así, es como los poetas,
bebemos el vaso de la amargura,
del dolor ¡del desconsuelo!
de navegar por la tierra
donde ya no hay marineros.
Donde el amor es de piedra.
¡Donde no nos quedan sueños!

Donde no quedan, siquiera:
palomas que se equivoquen,
gaviotas en el mar,
ni en la tierra marineros
ni poetas, para poderlas cantar.

¡Háblame de amor, marinero!
Dime, si se quieren las olas del mar.
Si se buscan, si se abrazan, si se besan.
¡si sienten, lo que es amar!

Si su pasión es la misma,
que yo siento al navegar
por el mar de los amores,
donde mi amada es, la brisa,
y yo, soy la tempestad.

¿Dime, cuánto se quieren?

¿de qué color, son su amores?
¿son blancos como la espuma,
azules, como es el cielo,
o rojos como el coral…?
o del color de mis amores,
que es de infinitos colores
como las gotas del mar.

¡Háblame de amor, marinero!

Dime, ¿cómo se puede querer,
aunque no te estén queriendo?
Dime cómo se puede soñar
con amores…
con pájaros encantados
con mares llenos de flores.
Con ríos de leche y miel
con sirenas y con diosas
en palacios de cristal.

Con quien pinta los colores.
… con gaviotas en el mar.

Enséñame a volar
como vuela la paloma.
sin saber adónde va.

¡Qué más da, dónde yo vuele,
si nací para volar!
¡¡enséñame a soñar, marinero!!
Enséñame a no tener miedo
de volverme a equivocar
cuando yo diga, ¡te quiero!

Yo quiero ser, gaviota en la mar,
y en la tierra marinero.
Amar, aunque me equivoque,
porque sin amor… ¡me muero!

(Rafael Alberti)

 

 

Canción para el final de una pandemia

Canción para el final de una pandemia

En unos días verá la luz el nuevo sencillo Todo Va a Salir Genial. Una sencilla, pero emotiva, obra para voces blancas, acompañas de cuarteto de cuerda y piano.

Compuesta desde la necesidad de expresar y canalizar cierto sentimiento de desazón y desánimo que afecta tanto a nietos como a abuelos, debido a la falta de contacto por miedo a poner en grave riesgo a éstos últimos.

Estos sentimientos contenidos, aún ya desde las primeras fases de la pandemia, se han visto acentuados notablemente con la sensación de soledad y aislamiento que muchas familias han vivido durante unas insólitas Navidades de 2020.

Pero la vacunación de los mayores es un hecho que va cobrando impulso en Europa y en el mundo, y es posible que pronto veamos a los mayores volver a abrazar y besar a sus nietos.

La letra es un simple dialogo entre unas nietas que sólo ven a sus abuelos a través del cristal de una pantalla de un dispositivo y esperan con anhelo la llegada del momento en el que se vuelvan a reunir todos juntos de nuevo.

Todo va a salir genial

Desde que esto ha empezado

ya solo nos vemos

mirando a un cristal.

Pasan los dias muy lentos

y veo tan lejos que llegue el final.

Somos tan solo unos niños

que echamos de menos el poder salir.

Somos los que mas soñamos

con volver a vernos,

y veros reír.

Pero abuela tu me dices

sonriendo al cristal,

Ten paciencia, vida mia,

Todo va a salir genial!

Pero el tiempo ha pasado

y todo ha cambiado

desde el mes de abril

Cuento los dias que quedan

hasta que volvamos

a verte feliz

Pero abuela tu me dices

sonriendo al cristal,

Ten paciencia, vida mia,

Todo va a salir genial!

Quiero ir contigo al parque,

besarte muy fuerte

y estar junto a ti

Somos los que mas soñamos

con volver a ver al abuelo reír

R. Del Pino

Para la grabación se contó con músicos de sesión radicados en Reino Unido (primer y segundo violín y viola) y Venezuela (chelo). El Piano, como no podría ser de otro modo, lo grabé yo mismo. Las voces blancas las pusieron mis hijas, Ana y Tina, que dedicaron la canción a sus abuelos, que aún no han podido abrazar desde el comienzo de la pandemia al residir en otro país.